Empieza a hacer deporte con una bici eléctrica

0
270
pocket-gris-antracita

Los ciclos con motor eléctrico son toda una apuesta de futuro. Permiten tanto realizar deporte de alto nivel como pasear sin esfuerzo a aquellas personas cuya forma física dista mucho de ser envidiable. Se adaptan a todas las personas y gracias a su ayuda a la hora de pedalear, permiten alcanzar velocidades de hasta 25 km/h con ayuda del motor. Una vez que se supera esta velocidad, el motor deja de funcionar.

Existen muchas clases de bicicletas eléctricas, estas son algunas de las más habituales:

  • Las urbanas: están pensadas para desplazamientos urbanos y permiten, por ejemplo, ir al trabajo en bicicleta incluso si este está a una buena distancia de casa. Son bicis ligeras, pensadas para pedalear sobre asfalto y que en algunos casos son plegables para poder subirlas a casa o guardarlas en una plaza de garaje junto a otro vehículo.

Estas bicis permiten que muchas personas tomen la opción más ecológica del pedaleo con motor eléctrico y dejen aparcado el coche durante la semana. Pero también ayudan a que se haga más ejercicio, ya que además de ahorrar mucho dinero en combustible se está haciendo deporte.

Este tipo de bicicletas son también ideales para aquellas personas a las que les gusta pasear en bici el fin de semana por los carriles habilitados en su ciudad.

  • Las bicis de carretera: son las que se utilizan para rutas de carretera más o menos largas al estilo de las que se ven en las vueltas ciclistas, pero esta vez con ayuda eléctrica. Además de permitir aguantar rutas más largas sin dificultad también son más seguras ya que ayudan a que se pueda alcanzar una velocidad más alta y más segura en la carretera incluso si se pedalea cuesta arriba.

Además de ser más seguras para nosotros son más respetuosas con el resto de los vehículos, ya que no les obligamos a subir una larga cuesta tras nosotros, si no hay posibilidades de adelantar, a velocidades ridículamente bajas para un coche que incluso pueden hacer que se cale.

También permiten incorporaciones más seguras, ya que se puede apurar más al entrar en carreteras congestionadas en las que cada segundo es importante y mantener el ritmo de la circulación fluida.

  • Las bicis fitness: son las bicicletas pensadas para hacer ejercicio sin tener que obtener máximo rendimiento. Generalmente combinan prestaciones de bicicletas de carretera con la comodidad que ofrecen las bicis urbanas. Por su versatilidad son muy populares y quizás las más vendidas entre todos aquellos que no quieren hacer deporte profesional y buscan una bici que les sirva para ir a trabajar entre semana y para disfrutar el fin de semana.
  • Las bicis de montaña: como su nombre indica, pensadas para disfrutar al aire libre en plena naturaleza. Dentro de las bicis de montaña existen varias subcategorías, ya que este tipo de deporte tiene distintas especialidades deportivas, como por ejemplo los descensos.

Una bici de descensos tiene diferencias con respecto a una bici pensada para otras categorías pero prácticamente en cualquier especialidad es posible utilizar bicis eléctricas, si no para competir si para entrenar.

Existen incluso entrenamientos específicos para estas bicis que son cada vez más utilizadas incluso por deportistas profesionales. Pero para aquellos que solo piensen en disfrutar de un buen rato en su tiempo libre, también existen bicis de montaña menos tecnológicas y también mucho más económicas.

Con las bicicletas eléctricas facilitan que se puedan formar grupos muy heterogéneos para salir a pedalear, ya que si los que tienen menos forma física se ayudan del motor de la bici pueden seguir el ritmo de los más experimentados sin demasiadas dificultades.

Dejar respuesta