SUGERENCIAS PARA MEJORAR TU VIDA SEXUAL

0
175

tuppersex

En el imaginario colectivo, se entiende el verano como una época de gran revolución sexual (según dicen, los amores de verano son los más apasionados de todo el año, ¿no?). Pero en la vida diaria, con estas agobiantes olas de calor que estamos sufriendo, en lo que menos pensamos es que alguien se nos acerque por la noche…

Por otro lado, a pesar de que vivimos en una sociedad extremadamente sexualizada (los videoclips de cualquier cantante de moda, la televisión y las redes sociales están llenos de alusiones al sexo, a veces bien explícitas) lo cierto es que, si midiéramos la cantidad de sensualidad, placer corporal y sexo real en nuestras vidas, nos quedaríamos pasmados de la tristeza de las estadísticas. Así de paradójico es nuestro mundo.

Vida sexual óptima

Todas las personas sin excepción somos seres sexuados. Todos desarrollamos nuestra sexualidad en una u otra forma. Aquí pido a los lectores que cuando vean escrita la palabra “sexualidad” no sólo piensen en el coito o los genitales. Porque biológica y emocionalmente la sexualidad comprende desde una caricia, un beso, un abrazo, una conversación intensa con amigas (sí, se ha demostrado que en una conversación cómplice se generan hormonas sexuales) hasta todo el proceso de parto y lactancia en la mujer. La sexualidad forma parte de nuestra vida todos y cada uno de los días. Estemos solteros o en pareja, porque no somos mentes andantes sino que tenemos un cuerpo que necesita cuidados, comunicarse, conocerse y sentir placer.

Cuando estamos en pareja, además, la vida sexual es una forma de intercambio de amor y cuidados. Cuando hay alejamiento o problemas en este ámbito, la pareja termina alejándose, aburriéndose o, en el peor de los casos, rompiéndose definitivamente. Por ello, si estamos en pareja tenemos la responsabilidad de revisar honestamente dónde estamos en cuando a pasión y contacto corporal. Y aquí vuelvo a repetir: un masaje, una mirada de deseo, un piropo o un beso en la espalda también es sexual.

No hay condiciones

Por supuesto no hace falta estar en pareja para disfrutar de intercambio sexual. Conozco a mujeres solteras que tienen relaciones sexuales muy satisfactorias, que ya quisieran muchas casadas. Porque son claras, tiernas, apasionadas y se respetan y quieren a sí mismas, con lo cual atraen a partenaires  con las mismas cualidades.

Estés en pareja o sin ella, y ya quieras aumentar tu propia sensualidad, el contacto sexual con el otro sexo o simplemente la conexión con tu cuerpo. No subestimes la importancia de este tema en tu vida. Aquí te presento unas sugerencias para empezar:

  • Pregúntate sinceramente si estás dando al placer corporal el lugar que se merece. Claro que el trabajo es importante, y la hipoteca, y los hijos, y las salidas sociales, y tu formación, y el dinero del banco que te hace subsistir mes a mes. Pero hay vida y exuberancia esperándote más allá de eso. Para decidirte activamente a mejorar tu sexualidad primero tienes que reconocer dónde estás.
  • Rompe las vergüenzas, los tabús (y el pensamiento de que es algo frívolo) y adquiere algún juguete erótico que te llame la atención. Si estás en pareja, lo más estimulante del asunto puede no ser probarlo sino todo el  camino previo.Pensar juntos qué podéis comprar, reíros de algunos objetos, hablar de lo que os gusta, de lo que no, esperar con impaciencia el pedido. Decidir el momento en que lo probaréis por primera vez y luego compartir las reflexiones posteriores. Irán desde “vaya, no ha sido para tanto” hasta “uau, increíble”. No olvidemos que el buen sexo se alimenta de complicidad, risas, cariño y hacer cosas juntos, ¿por qué no pasar una tarde en el sofá mirando artículos eróticos por Internet?

Placer y Tuppersex

  • Organiza una reunión Tuppersex, podemos solicitar una reunión Tapersex con La Maleta Roja.
  • Introduce pequeños placeres sensuales en tu día a día. Puede ir desde bailar música caribeña a solas en tu cuarto hasta comer un buen bol de fruta fresca frente al ventilador. Es decir, se trata de realizar cualquier actividad que te haga sentir vital, suspirar de gusto o te erice el vello de los brazos. Un baño con velas, el olor de un perfume sugerente, escuchar música con los ojos cerrados o andar por casa en ropa interior. No olvides que reencontrarte con tu propia sensualidad es una vía más para conocerte a ti mismo/a. Reconocer que uno tiene derecho al placer y buscarlo activamente puede valer tanto como acudir a un taller de autoestima.

Tu turno

Y ahora toca vuestro turno, queridos lectores.

  • ¿Qué importancia dais a la sexualidad o al romanticismo en vuestra vida?
  • ¿Tenéis alguna sugerencia concreta para aumentar vuestro placer sensorial?
  • ¿Habéis probado a utilizar artículos eróticos, a solas o en pareja?
  • ¿Qué opinión os da este tipo de artículos?

 

Booking.com